minorías en EUA/areítodigial
                      PRIMAVERA  2005- - AÑO XXXI - - TERCERA ÉPOCA

 


LOS FRAUDES DE LA MASTEC-FNCA EN LA MIRA DE LA  JUSTICIA
 
Jean Guy Allard
 
 Además de evitar los viajes a México, Jorge "El Baby" Mas Santos, el líder vitalicio de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA) y sus acólitos tienen que calcular bien sus riesgos antes de emprender una nueva incursión en España si no quieren experimentar el relativo confort de las cárceles de la tierra de Cervantes.

Luego del doloroso portazo en la cara sufrido en Washington, sus fanfarronadas del aeropuerto de Miami le costaron al hijo de Mas Canosa la cancelación de una esperada cita en Madrid con el canciller Miguel Angel Moratinos que no se había olvidado la trayectoria judicial de la Mastec.

El juez Fernando Grande-Marlaska, quien sustituye a Baltasar Garzón en el caso del mega fraude Sintel/Mastec ahora llamó a declarar como imputados al ex presidente de Telefónica Cándido Velázquez y al ex asesor del consejo de esa compañía Heliodoro García de la Barrera, ambos cómplices de la familia Mas Canosa que orquestó el famoso escándalo financiero.

Según el periódico CincoDías, la querella presentada por los antiguos trabajadores de Sintel responsabiliza a Telefónica y a sus gestores de la quiebra de esta empresa. Éstos decidieron vender su ex filial en 1996 a Mastec, propiedad del difunto jefe de la FNCA, Jorge Mas Canosa, "que no pagó prácticamente nada por Sintel y, además, la utilizó como aval: la situación forzó a Sintel a fuertes pérdidas, al impago a sus 1.800 empleados y a su desaparición".

La firma del "líder" de la FNCA no pago un centavo a los trabajadores  españoles por el despido  en masa que se hizo con la bendición del gobierno  de José María Aznar, cuyo partido recibía generosas contribuciones del grupo cubanoamericano, vinculado a la CIA y al terrorismo anticubano.

Según los trabajadores, 'los imputados de Telefónica de entonces decidieron quedarse con los inmuebles de Sintel pagando un precio muy inferior a su valor real' y tampoco pagaron "las deudas que se había contraído con Sintel y se desligó de los costes laborales relacionados con la resolución de los contratos de su plantilla".

El caso Sintel se inició en julio de 2001, cuando el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón exigió a seis ex directivos de Sintel una fianza de 79,15 millones de euros por delito de insolvencia punible durante su gestión de la firma.

Entre los imputados se encontraban los hijos de Mas Canosa, Jorge Mas Santos, que sucedió a su padre en la presidencia vitalicia de la FNCA, y su hermano Juan Carlos.
Meses después, el juez Guillermo Ruiz Polanco (en sustitución de Garzón) admitió otra querella interpuesta por la Asociación de Trabajadores de Sintel contra ex dirigentes de Telefónica, por delito de extorsión.

Según el diario El País, las operaciones manejadas por MasTec llegaron a transferir 1 200 millones de pesetas a las arcas de MasTec a través de bancos y sociedades anónimas de Luxemburgo, Haití, las Islas Vírgenes Británicas, México, Puerto Rico, Suiza y las ciudades de Miami y Nueva York en Estados Unidos. Los ex directivos de Sintel Ricardo Campos Dufau y Juan Antonio Casanova San Simón realizaron el saqueo a las órdenes de Jorge Mas Santos.

José María Aznar, el ex inquilino de la Moncloa nunca titubeó en fraternizar con algunos de los más conocidos terroristas de South Florida. Ya en noviembre de 1995, Aznar empezó su bochornosa relación con los herederos de la tiranía de Fulgencio Batista, al conectarse a la generosa tesorería de la FNCA, la organización entonces más poderosa de la contrarrevolución en Miami.
El político español se lanzó en los brazos del ahora desaparecido Jorge Más Canosa, "El Chairman", dueño virtual de la organización, con tal voluntad de complacerlo que pronto llegó a ser "uno más" de la tropa mafiosa.

MULTIPLES FRAUDES EN LOS ESTADOS UNIDOS

En los Estados Unidos, la situación de la ‘multinacional’ de la familia Mas Canosa, creada paralelamente a la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), con los favores del difunto Ronald Reagan, está también "en candela", para hablar en cubano popular.

Berman DeValerio, Broadsky & Smith, Charles J. Piven, la cola de bufetes de abogados especializados en pleitos contra compañías delincuentes no deja de alargarse en el caso MasTec desde que se supo que la compañía de telecomunicaciones había manipulado sus resultados del 2003 para defraudar a sus accionistas.

El propio Jorge Mas Santos ha firmado un informe publicado el 13 de abril 2003 en el cual la empresa aumentó sus inventarios, infló artificialmente sus ingresos, mencionó como firmados contratos en negociación, no mantuvo las reservas exigidas y acabó con las normas generales de contabilidad.

El timbre de la alerta sonó cuando MasTec anunció repentinamente que la presentación de sus resultados del 2003 iba a sufrir un retraso porque le hacía falta a la firma hacer "ajustes". Nadie fue lo suficiente ingenuo para tragarse la mentira.

La Standard & Poor’s, firma especializada cuyas opiniones constituyen la Biblia de los grandes inversionistas, disparó el primer cañonazo al decretar una rebaja marcada en la calificación de la deuda de la firma.

En la implosión bursátil que desencadenó la S&P, el valor de las acciones se puso a vacilar, acabando con el capital de los pobres infelices que habían apostado en el futuro de ese engendro de los círculos mafiosos miamenses.

Abandonada por la Casa Blanca, ya mucho antes de las últimas elecciones, la MasTec no supo encontrar el oxígeno financiero que le proveían tradicionalmente sus padrinos presidenciales.

Mientras la otrora poderosísima FNCA, ya no lo es, y sigue victima de las trampas de sus rivales del Cuban Liberty Council (CLC).

El deseo de venganza de los "disidentes" del CLC quienes fueron catapultados de la FNCA a unos días del 11 de septiembre hizo a la vez que los jugosos contratos de obras en La Florida se desvanecieron y los de Irak nunca aparecieron mientras la FNCA buscaba su resurrección en los brazos de los… demócratas.

Casualmente, "El Baby" Mas Santos —como lo apodaron los que de sus desventuras se alegran— recibió el 3 de febrero, en Miami, la visita de su amigo Aznar. Se supone que aprovecharon la oportunidad para hablar de los últimos sobresaltos del caso Sintel, producto de su complicidad.

 

Tomado de Cubadebate.cu, 9 de marzo del 2005