Los emigrados cubanos de Miami y su relación con Cuba

 Lorenzo Gonzalo

 

 

El abanico de tendencias existentes entre los emigrados cubanos de Miami, abarca desde los llamados exiliados (quienes se auto titulan intransigentes), los moderados, las tendencias socialdemócratas, y una pequeña gama de izquierda, que incluye a trostkistas y a fidelistas.  Hay otras, que pueden resultar crítica de cualquiera de las anteriores, pero están conscientes de que la gran empresa privada tiene que desaparecer, y de que se requieren fórmulas políticas que funcionen al margen de las prebendas económicas.

 

Es así como entonces existe un incontable número de organizaciones emigradas que se dedican a la cuestión política cubana.  Entre éstas muchas coinciden que el Embargo norteamericano no es el camino correcto, viable, ético o práctico para resolver el “problema” cubano.  Algunas identifican este “problema” con el tipo de gobierno que existe en Cuba.  Mantienen que si el Embargo pudiera eliminarse el gobierno cubano se derrumbaría más fácilmente por la contaminación “capitalista”.  Otra tendencia está representada por las organizaciones compuestas por elementos social-demócratas. Éstas plantean que el Embargo hay que erradicarlo, porque es el derecho del pueblo cubano tener el Estado y el Gobierno que ellos han decidido tener.

 

Como puede observarse, las tendencias anteriormente mencionadas están de acuerdo en que el Embargo debe eliminarse. Si sumáramos los defensores de estas tésis llegaríamos a la conclusión que son mayoría en el Condado Miami-Dade.  Dicho esto así cualquier persona ajena a la situación de los cubanos en el sur de la Florida se preguntaría cómo es entonces posible que los representantes políticos de este condado sean Lincoln y Mario Díaz Balart, Ileana Ros y los demás, que piensan como ellos y ocupan la mayoría de los cargos electivos aquí, quienes precisamente mantienen que el Embargo, no solamente, tiene que ser mantenido, sino que tiene que recrudecerse.

 

Les respondería que ganan las elecciones porque propagandizan que quienes se oponen al Embargo son fidelistas, comunistas etc…

 

Por otro lado, considero que las personas opuestas al Embargo no han podido crear organizaciones donde el elemento único, unificador, sean el Embargo y el derecho a viajar a Cuba. En las cuales ni siquiera se plantee la cuestión de la soberanía cubana, por ser éste un elemento demasiado ideológico, sólo serviría como elemento de distracción.

 

En esta etapa el reclamo debe concentrarse en el Embargo y los asuntos de carácter migratorio.

 

Las organizaciones moderadas apoyan el capitalismo menos salvaje y mantienen la necesidad de elecciones pluripartidistas.  Su intención es llevar a Cuba esos esquemas, que son los esquemas del sistema norteamericano.

 

La izquierda, cuando se reune, parece que lucha por llevar los esquemas cubanos al Condado Miami-Dade y al resto de este país.

 

 Entonces, creo que debe hacerse una disección del Embargo para así elaborar los argumentos esenciales que lo descalifiquen moral y humanamente. Aquí, cuando afloran las cuestiones ideológicas disminuye el potencial del éxito. Si por mi fuera, llevaría la simplificación a su grado máximo: el derecho de todo ciudadano a viajar a donde le plazca; el derecho que toda persona tiene de visitar a sus familiares y amigos en el país que le vió nacer, y punto. Las cuestiones ideológicas de cada cual que cada cual se las lleve consigo al seno de las organizaciones políticas que se dedican a esos menesteres.

 

 Por supuesto, entiendo que aunque todo esto parece muy sencillo. Aunque, realmente, esencialmente es un asunto muy complejo. Pero si no trabajamos en esa dirección perderemos la batalla como emigrados.

 

 

Lorenzo Gonzalo es subdirector de la programación, Radio Miami. (laradiomiami.com)