Comunicado de Prensa

San Juan, 28 de abril de 2009

 

 

 

Hoy conmemoramos el 30 aniversario del asesinato de Carlos Muñiz Varela. Aquel sábado 28 de abril, en horas de la tarde, Carlos fue tiroteado desde un carro en marcha mientras se dirigía a la casa de su madre en el municipio de Guaynabo.

 

Durante los tres meses antes de su asesinato sus gestiones por organizar los viajes de cubanos a Cuba fueron severamente criticadas por los periódicos que publicaban los exiliados cubanos en Puerto Rico, así como por todas de por todas las organizaciones de exilados cubanos existentes para aquel entonces. Epítetos de traidor y otros fueron frecuentes, incluyendo amenazas de muerte anónimas, intimidaciones y colocaciones de bombas en su oficina.

 

Sin embargo, eso no impidió que durante ese periodo más de 4,000 cubanos visitaran su país y se reencontraran con sus familias.

 

El día 30 de abril, mientras Carlos agonizaba de muerte, un llamado “Comando Cero” se atribuyó el atentado al hacer una llamada anónima a una estación de radio en la ciudad de Miami. La voz decía: ”Este sujeto despreciable nombrado Carlos Muñiz es el primero en caer en esta conjura Fidelista-Americana, pero no el último, ahora tenemos 74 más por ejecutar.”

 

El 20 de mayo siguiente, en un segundo comunicado entregado a Prensa Unida en San Juan, el Comando Cero decía: “Todo aquel cubano, puertorriqueño, al igual que americano, que viaje a Cuba…nos veremos en la obligación de juzgarlo al igual que hicimos con Muñiz Varela”.

 

Han pasado 30 años de intensa lucha para mantener la continuidad y el desarrollo de los viajes a Cuba. El último intento de reducirlo al mínimo, fue hecho por la pasada administración norteamericana de George Bush (hijo), cuando limitó la frecuencia de viajes a uno cada 3 años y redefinió el concepto de familia. Ambas iniciativas fracasaron.

 

A lo largo de estos 30 años, cientos de hombres y mujeres en Puerto Rico, Estados Unidos, y Cuba han puesto su granito de arena para mantener en vivo la memoria de Carlos y los derechos de viajar a Cuba, por los cuales fue asesinado.

 

A 30 años de su muerte hemos logrado, con el concurso de muchas personas, ir identificando a los posibles conspiradores y actores materiales de este crimen. Toda esa información se la hemos entregado a las autoridades del Departamento de Justicia de Puerto Rico.  El pasado 30 de enero, y aunque cambiando un tanto la versión dada por el anterior Secretario de Justicia Roberto Sánchez Ramos, el actual director del FBI en San Juan, Luis Fraticelli, se comprometió ante los medios de comunicación del país a ayudar al Secretario de Justicia, Antonio Sagardía, a esclarecer el asesinato de Carlos Muñiz Varela. En dicha conferencia, el agente especial Fraticelli dijo que había que ”hacer todo lo posible a nuestro alcance para que toda la información, si la hay, a nivel del FBI, se entregue a Justicia.”

 

El pasado 16 de marzo, y a petición de Carlos Muñiz, hijo, el Secretario de Justicia, Antonio Sagardía, concedió una entrevista en sus oficinas.  Allí, en presencia de Carlitos, Raul Álzaga y la propia Fiscal del caso, Sarimar Andreu, el Secretario se comprometió a darle seguimiento a los ofrecimientos hechos por el FBI el pasado 30 de enero y a darle  personal  atención al curso de la investigación del asesinato de Carlos Muñiz Varela.

 

Confiamos en que en el transcurso de este año, se puedan lograr importantes avances en esta investigación.

 

De nuestra parte, el pasado seguirá siendo nuestro presente. No descansaremos. Continuaremos luchando y exigiendo justicia.

 

Dado en San Juan de Puerto Rico

28 de abril 2009

 

 

 

Carlos Muñiz Pérez                                            Raúl Álzaga Manresa