De la introducción al libro Nosotros los veterinarios

 

Del Dr. Walfrido López

 

 

Una deuda pagada

 

Hacía tiempo venía acariciando la idea de escribir un libro que recogiera el quehacer de los veterinarios cubanos; y su participación en la historia del país en más de cuarenta años, hoy, para satisfacción personal y de mis 32 colegas, está en manos del lector.

 

El libro se hizo de memoria viva y ello acarrea ciertas inexectitudes apreciables a la primera lectura; yerros que resultarían fáciles de enmendar con solo recurrir a la tanta decumentación que estos hombres y mujeres atesoran o datos que pueden ser verificados en los archivos del Consejo Científico Veterinario, cuyos legajos recogen en cada expediente varios “cuentametuvida” que es como decimos a las autobiografías en Cuba.

 

Preferí que el lector descubriera estos desaciertos en tiempo y lugares expuestos por los testimoniantes al puro recuerdo, llevados de la mente a los labios en medio de tazas de café humeante, refrescos y algún que otro trago de ron.

 

La impresición de fechas o personas que formaron parte de un hecho o de un grupo, pienso que poco altera los valores históricos del texto y que descubrirlos así, vistos en lo individual y en lo colectivo, resultarán deliciosos al lector.

 

Se narra del vivir de 32 veterinarios: sus dificultades laborales, de la amistad que extiende la mano amiga en momentos difíciles y de la envidia que anida el alma de los mediocres; de prejuicios sufridos y sus consecuencias sociales; problemas de vivienda; de una economía a manos llenas o restringida al conteo del dinero diario a gastar; de amores y desamores; de las enormes bondades de la sociedad cubana para que todos estudiaran; en fin, una demostración plena de cuán humanos son mis personajes y de una colectividad que puede mostrar muchas cosas hermosas a lo largo de estos años.

 

Regocijo personal al pensar que logramos un texto para el disfrute de todos; desde el mecánico al geólogo; o puede que el chofer de ómnibus que me transporta a diario o el vendedor de flores que cada mañana toca a mi puerta.  Lo que jamás he pensado es ver a los veterinarios como sus únicos lectores.

 

 

Walfrido López González es Doctor en Medicina Veterinaria.  Ejerce su profesión como Especialista desde hace 20 años en la Clínica de Animales Afectivos de La Habana. Escribe desde hace muchos años en la revista Bohemia una columna sobre mascotas. Es autor del libro Con mi veterinario.  Es asiduo colaborador de nuestra revista. Es un honor y un placer publicar su contribución.