Resolución de la Asamblea General de la ONU

30 de junio de 2009

 

La Asamblea General,

Profundamente preocupada por el Golpe de Estado que tuvo lugar en la República de Honduras el 28 de junio de 2009,

Profundamente preocupada también por los actos de violencia cometidos contra el personal diplomático y los oficiales acreditados en la República de Honduras, que constituyen una violación de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 1961,

 

Recordando los principios y propósitos de la Carta de las Naciones Unidas, el derecho internacional y las convenciones en materia de paz y seguridad internacional, el quebrantamiento del orden constitucional y sumamente preocupada porque ha hecho peligrar la seguridad, la democracia y el estado democrático de derecho, situación que ha puesto en peligro la seguridad de los ciudadanos hondurenos y extranjeros,

1. Condena el Golpe de Estado en la República de Honduras, que ha interrumpido el orden democrático y constitucional en Honduras y el legítimo ejercicio del poder, y la deposición del Presidente democráticamente elegido de ese país, Don José Manuel Zelaya Rosales;

2. Demanda la inmediata e incondicional restauración del Gobierno legítimo y constitucional del Presidente de la República, Don José Manuel Zelaya Rosales, y de la autoridad legalmente establecida en Honduras;

 

3. Decide no reconocer ningún otro gobierno que no sea el del Presidente Constitucional José Manuel Zelaya Rosales;

 

4. Solicita al Secretario General que la informe oportunamente sobre el desarrollo de los acontecimientos en ese país.

 

 

Auspiciada por Antigua y Barbuda, Estado Plurinacional de Bolivia, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, República Dominicana y República Bolivariana de Venezuela (posteriormente se agregaron EEUU, Canada, Bosnia, Cabo Verde)