Carta a intelectuales y artistas estadounidenses

Presidencia Unión de Escritores y Artistas de Cuba

 La Habana, 19 de junio de 2009

 

El pasado 15 de junio, la Corte Suprema de Estados Unidos se negó a revisar el caso de los Cinco luchadores antiterroristas cubanos injustamente encarcelados en ese país. Se sumó así un nuevo capítulo a la larga cadena de arbitrariedades que por más de una década ha privado de libertad a Gerardo Hernández, René González, Ramón Labañino, Antonio Guerrero y Fernando González.

De este modo se desoyó un reclamo universal proveniente de numerosas voces en el mundo y en los propios Estados Unidos. El recurso legal presentado por los abogados ante la Corte se hallaba avalado por 10 Premios Nobel, centenares de parlamentarios de Europa, América Latina y el Caribe, organizaciones profesionales de juristas y una elevada cifra de instituciones religiosas, académicas, culturales y de derechos humanos de todo el planeta.

Los Cinco cubanos fueron condenados en Miami, donde resultaron sometidos a un proceso judicial manipulado por la ultraderecha cubano-americana. Estos grupos del Sur de la Florida, con la complicidad y el apoyo de autoridades estadounidenses, organizaron y perpetraron actos terroristas contra Cuba que han costado vidas inocentes.

Los Cinco jamás pusieron en peligro la seguridad nacional de Estados Unidos ni atentaron contra un solo ciudadano de ese país. Su objetivo fue impedir que los terroristas que actúan impunemente en Estados Unidos consumaran sus planes.

El presidente Barack Obama tiene la potestad de liberar a los Cinco. Con ello cumpliría un acto de elemental justicia y sería coherente con su discurso del pasado 21 de mayo en Washington, cuando defendió la recuperación de la legalidad en la lucha contra el terrorismo.

Estamos convencidos de que si el pueblo de Estados Unidos conociera la verdad sobre los Cinco, pondría todo su empeño para que fueran definitivamente excarcelados y regresaran al seno de sus familias.

Apelamos nuevamente a ustedes, estimados colegas, para solicitarles que difundan la verdad sobre este caso por todas las vías que tengan a su alcance.