La agresión estadounidense contra Cuba

Desde los globos iniciales propulsados con helio hasta Twitter, el método, los principios y el objetivo siguen siendo iguales, sólo ha cambiado la tecnología

 

20 de marzo de 2011

 

Nelson Valdés

 

 

 

El gobierno de Estados Unidos afirma en sus declaraciones públicas que el gobierno cubano no ha sido nunca popular. También ha asegurado que el pueblo cubano no tiene acceso a la información. No se trata de alegatos recientes, ya que se iniciaron en enero de 1959. No obstante, en sus comunicados confidenciales EE.UU. ha reconocido a veces que el gobierno cubano goza de un amplio apoyo popular, si bien no lo atribuye a las políticas revolucionarias, sino a la ignorancia. Al mismo tiempo, EE.UU. trata de promover y organizar una oposición en la isla por todos los medios posibles. Y cuando no existe, la crea de la nada. Esto último también tiene una larga historia.

A continuación el lector encontrará uno de los muchos documentos que dejan constancia de la política de EE.UU. contra el gobierno cubano. El documento muestra uno de los primeros intentos de “informar al pueblo cubano”. No cabe duda de que ya entonces el intento era absurdo, ya que hoy en día sigue siendo el mismo. A principios de los años sesenta EE.UU. gestionó numerosas emisoras de radio clandestinas que transmitían a la Isla. Radio Swan fue la primera: empezó a emitir el 17 de mayo de 1960 [primer aniversario de la Ley de Reforma Agraria cubana] desde una pequeña isla en el litoral de Honduras. Fue la CIA quien la puso en marcha y estableció sus programas, proporcionó su material técnico y financió a su personal. Los estadounidenses actuales no tendrían dificultad para reconocerla si pudiesen escucharla, ya que fue la precursora inicial de los programas radiofónicos que hoy promueven el odio en todo el país. [1]

Aunque Radio Swan trató de aparentar ser una emisora privada de exiliados cubanos, la verdad es que promovía gratis productos comerciales estadounidenses. Hubo docenas de otras radios de onda corta y media que hacían lo mismo. Pero como no todo el mundo tenía una radio de onda corta en Cuba, el gobierno de EE.UU. tuvo que inventarse otros métodos.

Y así fue como eventualmente aparecieron los globos contrarrevolucionarios propulsados con helio.

Lo verdaderamente significativo del documento que muestro a continuación es que pone de manifiesto las directrices implícitas y explícitas que caracterizan a las operaciones estadounidenses contra la Isla:

1) Esconde el hecho de que se trata de una operación clandestina financiada y ordenada por EE.UU. con la intención de organizar una oposición y derrocar al gobierno cubano.

2) Utiliza exiliados cubanos y de otros países para esconder que el gobierno de EE.UU. está implicado.

3) Se asegura de que los cubanos involucrados no sean independientes.

4) Trata de convencer al mundo de que es una operación independiente, llevada a cabo por cubanos que buscan informar a sus desinformados compatriotas de la Isla.

5) Depende de contratistas privados para hacer parte del trabajo: contratar la embarcación, las compañías de globos y los estudios técnicos, producir una serie de mensajes y luego utilizar cubanos para borrar el rastro.

¿Le suena conocido esto al lector?

La política de EE.UU. contra Cuba ha ido evolucionando desde los globos propulsados por helio hasta Twitter, BGAN y otras plataformas similares. Por supuesto, los contratistas también son privados y todo ello se acompaña de planes descabellados, arrogancia y desprecio por el derecho internacional.

Del documento:

 

·        * * ASUNTO: - Operación MANGOSTA - Plan de operaciones de propaganda mediante globos propulsados con helio Memorándum para el Brigadier General Lansdale, con fecha del 17 de septiembre de 1962 Asunto: Petición de visto bueno para establecer un sistema de envío de propaganda mediante globos propulsados con helio

A. MISIÓN

Establecer una plataforma marina de lanzamiento de globos para la infiltración de propaganda anticastrista y antisoviética en Cuba.

B. MÉTODO

1. Se lanzarán globos propulsados con helio por la noche desde una embarcación con pabellón extranjero en aguas internacionales a una distancia de al menos dos millas de la costa de Cuba. La embarcación evitará en lo posible el uso de puertos estadounidenses y, en particular, la zona de Miami. La embarcación será fletada por un patrocinador del exilio cubano que goce de respeto y sea políticamente aceptable para un amplio segmento de la comunidad de exiliados cubanos. Dispondrá asimismo de capital privado para poner en marcha la plataforma sin despertar la curiosidad de la comunidad de exiliados con respecto al origen de los fondos. Será conocido por todos los anticastristas y estará por encima de la política partidista. La agencia ha seleccionado a un candidato que cumple con estos requisitos. Aunque todavía no se lo ha consultado para esta operación, en el pasado ha demostrado su disposición a colaborar con EE.UU en las actividades anticastristas. Una vez que el patrocinador acepte la propuesta, se harán los arreglos necesarios para que flete el prototipo correcto de embarcación. También se le pondrá en contacto con una compañía autorizada especializada en la tecnología de los globos. Se establecerá un contrato comercial entre la compañía y el patrocinador, en el que la primera acepta proveer e instalar la plataforma de lanzamiento de globos en la embarcación y entrenar a los miembros de la tripulación y a otros miembros del personal en las técnicas de lanzamiento de globos a cambio de unos honorarios especificados. Además, la compañía aceptará proveer regularmente al patrocinador los globos, el helio y otros abastecimientos. Para que la operación se lleve a cabo de forma segura y eficaz el patrocinador tratará únicamente con la compañía autorizada. Todos los abastecimientos necesarios para la operación están comercialmente disponibles. El helio producido en una planta de [tachado] se introducirá en la embarcación en Galveston (Texas) o en algún otro puerto del golfo. Los aspectos legales relacionados con la introducción de helio a bordo de una embarcación de pabellón extranjero en un puerto de EE.UU. están siendo estudiados por la oficina del asesor legal y se tendrán en cuenta cuando se formalicen las disposiciones finales.

 

2. El patrocinador cubano establecerá contacto, personalmente o a través de su delegado, con todos los grupos de exiliados cubanos anticastristas políticamente aceptables que tengan posesiones o seguidores en Cuba y les brindará la plataforma para su uso. En este marco, se dará prioridad al Consejo Revolucionario Cubano (CRC). Para evitar la división dentro del CRC, los medios de comunicación se pondrán a disposición de la entidad, no de ninguno de sus miembros por separado, excepto en casos excepcionales, en cuyo caso se establecerán acuerdos de colaboración.

3. El patrocinador establecerá ciertas directivas (que le proporcionará la CIA) que los grupos deben respetar si su propaganda se distribuye por medio de globos. Cuando reciba la propaganda, si ésta cumple con las directrices especificadas, el patrocinador asumirá la responsabilidad de su distribución.

La CIA tratará por todos los medios de que se cumplen las directrices, pero puede que no sea posible, dada la amplia participación del exilio cubano.


(1) Regreso de la revolución a sus aceptables objetivos originales.

(2) La traición de Castro y los comunistas a la revolución.

(3) Denuncia de las contradicciones entre las promesas y la realidad.

(4) El control de Cuba por parte de los comunistas del bloque soviético.

(5) Llamamiento a las masas para que cooperen con la resistencia.

(6) Llamamiento a la población para que cometa actos específicos de hostigamiento administrativo, resistencia pasiva y sabotaje elemental para frustrar las acciones del régimen comunista y promover el símbolo del “gusano libre”, que ha se ha convertido en sinónimo de la resistencia al régimen de Castro.

B. Dentro de las limitaciones conocidas, se rechazarán las siguientes clases de propaganda:

1) La propaganda que trate de interpretar la política de EE.UU. con respecto a la liberación de Cuba o la política de un país latinoamericano específico con respecto a la liberación de Cuba.

2) La propaganda que pueda dar lugar a disputas absurdas entre miembros del exilio cubano o de los grupos de la resistencia.

Siempre que se pueda, serán los grupos del exilio cubano quienes preparen la propaganda. Si es necesario mantener la ofensiva de la propaganda, la CIA les prestará su ayuda, a través de sus contactos con estos grupos y con exiliados cubanos autorizados, ofreciéndoles ideas en el momento oportuno, temas, noticias y asistencia técnica. También podría prepararse propaganda para los soviéticos y demás personal del Bloque comunista residentes en Cuba.

4. El patrocinador cubano y quizás una persona designada por él serán las únicas personas no estadounidenses que estarán en contacto directo con la CIA en este proyecto. El patrocinador cubano será responsable de fletar una embarcación de pabellón extranjero con la tripulación necesaria para llevar acabo la operación. La tripulación básica de la embarcación se completará con un meteorólogo, dos operadores de radio y un técnico en radares.

La CIA ayudará al patrocinador a conseguir la embarcación, la tripulación y los especialistas. El entrenamiento necesario para la puesta a punto de la operación correrá a cargo de una compañía comercial autorizada especializa en la tecnología de los globos. El contacto se mantendrá a través de un agente de la CIA que estará en comunicación directa con el patrocinador cubano o con su representante. El patrocinador cubano y su representante serán las únicas personas que estén al tanto del interés del gobierno de EE.UU.



C. VIABILIDAD TÉCNICA

Los estudios técnicos realizados confirman la viabilidad de las operaciones con globos en esta zona. Una embarcación de lanzamiento se haría a la mar por la noche en dirección oeste a aproximadamente diez millas de la costa norte del país. Los globos se dirigirían a Cuba empujados a poca altura por el viento que suele haber en esa zona. Los estudios meteorológicos indican que los vientos del este en el Caribe son de los más constantes del mundo entero. Los globos pueden lanzarse a un ritmo de veinte a la hora por plataforma con una carga de cuatro libras de panfletos por globo. Cuatro plataformas permitirán una capacidad de lanzamiento de ochenta globos a la hora. Los planes actuales prevén que el primer lanzamiento tendrá lugar en la zona de Matanzas - La Habana.

Dependiendo del tipo de papel utilizado, así como del formato y el tamaño de las hojas, se calcula que cada globo puede repartir una carga de entre 2.000 y 4.000 copias de un panfleto dado. Si se calculan dos operaciones al mes con el lanzamiento de 500 globos en cada una de ellas, será posible distribuir entre dos y cuatro millones de panfletos al mes sobre objetivos cubanos. Además, se dispondrá de una gran variedad de nuevos artículos, tales como pins de “gusano libre”, globos de juguete en forma de “gusano libre”, pequeños discos fonográficos de plástico, calcomanías, pegatinas, etc. Por supuesto, el número de éstos que podrán distribuirse sobre el objetivo durante una operación de lanzamiento dependerá del peso y del tamaño de tales artículos.



D. GASTOS Y PLAZO DE ESPERA

El costo aproximado de la plataforma de lanzamiento de globos será de 50.000 dólares. Esto incluye la compra del material de lanzamiento, de comunicaciones y el equipo meteorológico, así como el entrenamiento del personal que llevará a cabo las operaciones. Se necesitará un mínimo de dos meses para alcanzar capacidad operativa. Luego, durante el primer período de seis meses costará 22.000 dólares al mes el lanzamiento de 1.000 globos mensuales, sin contar con el material de propaganda que deberá repartirse. Cada globo listo para el lanzamiento, incluido el propio globo con reloj, lastre y helio, pero sin contar con el material de propaganda, cuesta aproximadamente 15,50 dólares. El precio de equipar la embarcación alquilada –a desembolsar sólo una vez– se calcula en aproximadamente 310.000 dólares. Los gastos mensuales del tipo de barco que se necesita para la operación ascienden a aproximadamente 11.000 dólares.



E. RIESGOS Y EVALUACIÓN DE LA SEGURIDAD

Con independencia de la plataforma de lanzamiento que se utilice o de la atribución del patrocinio, sin duda se generarán costos debidos a la implicación de EE.UU., al visto bueno tácito o al patrocinio. Si las misiones con globos de propaganda tienen el efecto deseado en Cuba, es posible que el gobierno cubano reaccione enérgicamente y acuse a EE.UU. ante las Naciones Unidas u otros foros de debate, regionales e internacionales. A juzgar por la experiencia anterior con las reacciones comunistas en otras zonas del mundo, los cubanos acusarán probablemente a EE.UU. de dar refugio e incitar a criminales que violan el espacio aéreo cubano con globos de propaganda, de poner en peligro la aviación, de quemar campos de caña, de herir niños y de dañar edificios y casas. El grupo de la operación (MANGOSTA) cree que estas acusaciones pueden desactivarse sin problemas.

Con vista a reforzar la cobertura y debilitar las acusaciones previstas del gobierno cubano tras la primera operación con globos, el patrocinador deberá dar una conferencia de prensa o entrevista en la que recalcará su esfuerzo por ayudar la causa anticastrista y pondrá de manifiesto las características técnicas de la operación, que la hacen relativamente inofensiva para las personas o las propiedades.

*
Quiero agradecer a Saul Landau, Ned Sublette y John Kirk sus útiles comentarios.   [1] Ned Sublette me señaló esta semejanza.

 

Traducido por Manuel Talens

 

Nelson P. Valdés es profesor de sociología en la Universidad de Nuevo Mexico y es el director del Cuba-L Project. Es un viejo y querido colaborador de nuestra revista.