Homenaje a Leonard Weinglass

 

Antonio Guerrero

 

Queridos amigos:

Ayer en la noche falleció nuestro abogado y querido amigo Leonard Weinglass. La noticia me llegó esta mañana a través de varios mensajes de amigos y de mis familiares.

Esta es una de esas ocasiones en las que no hay palabras para expresar el profundo dolor que se siente por la pérdida de un compañero de lucha tan entrañable.

Nada podría prepararnos para este momento. Tal como el propio Len me enseñó muchas veces —siempre en mi pensamiento mantuve una esperanza— la esperanza de que vencería tan repentina enfermedad.

Hoy he evocado muchos momentos compartidos con él.

Uno de ellos, aquel día de mi resentencia en la Corte de Miami, donde Weinglass esperaba que todo fuera una cuestión de trámite y que yo lograra la menor sentencia posible, por la cual había trabajado sin descanso. Todos conocemos al final lo que sucedió. Pero hubo un momento muy crítico, cuando la Jueza increpó a la fiscal sobre las cosas que ella había argumentado para pedirme 8 años antes la sentencia de cadena perpetua que se me impuso en el 2001. Yo, que estaba al lado de Len, pude ver su reacción de molestia y asombro, y me miró exclamando: "¿Qué es esto?" Y yo le dije: "No se preocupe, dígale a ella todo lo que Ud. quiera, yo confío plenamente en Usted". Y Len encontró las palabras precisas, porque en su corazón solo se albergaban la fuerza de la justicia y la pureza de la verdad.

Estamos en medio de lo que se considera es nuestro último recurso legal, el habeas corpus. Con una voluntad de acero Len escribió en estos duros días en cama un memorándum que fortalece nuestros irrebatibles argumentos. Es difícil pensar que ya no estará físicamente entre nosotros, pero Len nos estará acompañando por siempre. Su trabajo y su ejemplo servirán en todo momento de guía y estímulo para todos los abogados que nos seguirán defendiendo dignamente y para todos los amigos que conforman la indetenible solidaridad que nos llevará de regreso a casa.

Pensar en Weinglass me conduce a Martí: "La muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida... "

"Hasta muertos, dan ciertos hombres luz de aurora".

Cinco abrazos.
¡Venceremos!


FCI Florence
24 de marzo de 2011