DISCURSO DEL EXCMO. SR. FELIPE PÉREZ ROQUE, MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES DE LA REPÚBLICA DE CUBA, EN EL SEGMENTO MINISTERIAL DE LA CUMBRE DE LA UNIÓN AFRICANA.

 

Bamjul, Gambia, 30 de junio de 2006

 

 

Excelencias:

 

Agradezco, en nombre del pueblo y el gobierno cubanos, al Presidente de la Unión Africana, Sr. Denis Sassou Nguesso, y al Presidente de la Comisión, Sr. Alpha Oumar Konaré, por habernos permitido en esta ocasión dirigirnos a ustedes.

 

Cuba reitera su invariable solidaridad con los pueblos y gobiernos africanos en su lucha contra la pobreza y el subdesarrollo heredados de siglos de esclavitud, las guerras de rapiña, el colonialismo y un orden económico internacional profundamente injusto y excluyente. Reiteramos nuestra voluntad de compartir esfuerzos con ustedes en la construcción de un futuro de dignidad y justicia, y nuestra decisión de continuar brindando, en la medida de nuestras posibilidades, la mano amiga de Cuba y el apoyo de nuestra principal riqueza: el capital humano creado por la Revolución.

 

A lo largo de 47 años, Cuba ha trabajado y luchado junto a los pueblos de África. Los nombres de bosques y montañas, las lenguas y dialectos, las culturas y religiones africanas son familiares a cientos de miles de cubanos, que han luchado con fusiles, cuadernos, medicamentos y la fuerza de nuestras ideas, principios y justas reivindicaciones, junto a sus hermanos africanos. Pueblos de las más diversas regiones de África han podido constatar en el terreno la entrega y el compromiso de nuestros médicos en el combate contra el SIDA, la tuberculosis, la malaria y otros males que siguen azotando al continente.

 

Más de 30 mil estudiantes africanos han sido formados en Cuba durante estos años de Revolución y casi 2 mil jóvenes de 44 países de África estudian hoy en nuestras universidades. Hasta África han llegado también decenas de miles de médicos, maestros, ingenieros y constructores cubanos. Casi 2 mil médicos, enfermeras y técnicos de la salud cubanos trabajan hoy en África.

 

La nación cubana germinó a partir de la fértil mezcla de sangre africana y europea. Afrodescendientes cubanos lucharon también desde mediados del siglo XIX contra la esclavitud y por la independencia de nuestro país. La nación cubana surgió proclamando el orgullo por sus raíces africanas y la emancipación de sus hijos de origen africano.

 

Inmediatamente después del triunfo de la Revolución, los cubanos regresaron a este continente, conscientes de que tenían que saldar una deuda histórica con los siglos de esclavitud que arrancaron para siempre de su tierra africana a millones de sus hijos. Nuestro decidido apoyo a los movimientos de liberación nacional que se proponían acabar con el colonialismo, y nuestra participación en la lucha contra el apartheid en Africa, permitió a más de 350 000 cubanos, entre ellos el Comandante Che Guevara, compartir la trinchera de lucha con sus hermanos africanos.

 

Más de dos mil combatientes cubanos cayeron en las luchas africanas por la independencia y contra el apartheid. De África los cubanos solo nos llevamos los restos de nuestros muertos. Cuba no es dueña en África ni de minas, ni de pozos petroleros, es solo dueña del cariño y la admiración de los pueblos africanos.

 

Estimados ministros:

 

En el año 1961, en la primera Cumbre del Movimiento de Países No Alineados celebrada en Belgrado, casi la mitad de las 25 naciones participantes y fundadoras de este foro provenían del continente africano. Hoy, 53 Estados africanos integran el Movimiento. Constituye el Grupo Regional más numeroso en su seno. Sería impensable un Movimiento de Países No Alineados como foro de concertación política del Sur, sin el valioso aporte de cada uno de los países de este continente.

 

A 45 años de la fundación del Movimiento, corresponderá a Cuba el honor de acoger su XIV Conferencia Cumbre y asumir la Presidencia de un foro que es hoy tan necesario y relevante como en el momento de su surgimiento. Para este empeño, nuestro país cuenta con el apoyo de todos los países africanos.

 

A nombre del pueblo y el gobierno cubanos, y especialmente del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, les reitero la invitación para asistir a la XIV Cumbre del Movimiento de Países No Alineados en La Habana. A la vez, les aseguro que nos esforzaremos para que sea este un cónclave del que resulte un Movimiento más fortalecido y vigoroso.

Cuba trabajará por la unidad de acción y la solidaridad entre todos los miembros del MNOAL, como la única alternativa para superar los desafíos que afrontamos.

 

Sufrimos hoy la pretensión de algunas potencias de imponerse hegemónicamente recurriendo apolíticas unilaterales y agresivas que se sustentan en la superioridad militar, el agravamiento de la injusticia y la inequidad de un orden económico insostenible y el desprecio por los poderosos a las normas más elementales del Derecho Internacional y los principios y propósitos consagrados en la Carta de la ONU. Estas son las razones que demuestran la urgencia de mantener un frente unido en la defensa del derecho de los pueblos a la autodeterminación y la independencia, a la soberanía y la integridad territorial. Es necesario trabajar juntos en el reclamo del derecho de nuestros pueblos a la paz y al desarrollo. Hoy, como nunca antes, se impone la acción solidaria del Sur en la lucha por la democratización de las relaciones internacionales y la reestructuración del sistema económico y financiero internacional.

 

Para superar con éxito tales desafíos, no sería suficiente la voluntad y el empeño de un país aislado. Resulta indispensable el esfuerzo y compromiso de los miembros del Movimiento y, en tal sentido, damos la mayor importancia a la participación de todos los países africanos en la Cumbre de La Habana, representados al más alto nivel.

 

Cuba no escatimará esfuerzos para fortalecer el importante papel que nuestro Movimiento ha venido cumpliendo en la difícil coyuntura internacional actual. Nos empeñaremos, en todo momento, por alcanzar y respetar el consenso que requiere nuestro Movimiento para actuar de modo efectivo como un bloque diverso y unido, en el que prevalezca la solidaridad y la firme defensa de nuestros intereses.

 

Estimados colegas:

 

A continuación, les informo sobre los preparativos para la XIV Cumbre:

           Con antelación a la celebración de la Cumbre, Cuba se propone sostener                   consultas amplias con los países no alineados en el marco del Buró de Coordinación en Nueva York, a fin de enriquecer y complementar las propuestas concretas de documentos que presentaremos en la Cumbre.

 

Puedo asegurarles que el pueblo y el Gobierno de Cuba redoblarán sus esfuerzos y adoptarán las medidas necesarias, tanto a nivel político como organizativo, para asegurar que todos nuestros hermanos de los países no alineados y, en especial, los africanos, sean recibidos con la hospitalidad que caracteriza a los cubanos.

 

En nombre de nuestra amistad y solidaridad compartidas, de nuestros intereses y objetivos comunes, les pido que juntemos nuestras fuerzas y, unidos al resto de los pueblos del Sur, hagamos que la XIV Cumbre y el trabajo del Movimiento de Países No Alineados en los próximos tres años, den un nuevo impulso a la lucha de nuestros pueblos por un mundo con paz, justicia y dignidad para todos.

 

Muchas gracias.