A ver si nos reconocemos…

 

 11 de octubre del 2006

 

 

Muchas veces los estudios y las cifras oficiales sobre quiénes somos y cuántos somos en Estados Unidos los latinoamericanos y nuestros descendientes difieren substancialmente de la realidad.  Para citar sólo un ejemplo, el Pew Hispanic Center, una respetada institución que estudia la población latinoamericana en los Estados Unidos, estima que en la Florida, en el año 2000, la población centroamericana se estimaba ser mayor en un 55% que la estimada por el Censo.

 

Si esto ocurre en la Florida bien pudiéramos considerar qué otras cosas ocurren con los estimados de población de otros grupos nacionales y étnicos en el resto del país.

 

Por eso es que cuando consideremos cifras oficiales debemos considerarlas ser un  estimado, y un estimado relativo.  A pesar de ser así, hoy trataré en este espacio sobre algunas cifras, obtenidas por el Buró del Censo y otros organismos oficiales, sobre quiénes somos y cuántos somos los latinoamericanos que vivimos en la Florida y aquí en nuestro condado de Miami-Dade.

 

De acuerdo al Censo del 2000 la población del estado de la Florida era 15 982 378, casi 16 millones de personas. Y de acuerdo a un nuevo estimado de la población de este estado en el año 2004, la población había crecido un 8.8%, más del doble del crecimiento del porcentaje de la población nacional, y estimada entonces en ser 17 397 161 personas, un aumento de un poco más de 2 millones 400 mil personas en cuatro años.

 

Un montón ¿verdad?  Aunque estos son sólo datos oficiales.

 

Algunos estimados de estudios demográficos realizados durante los últimos veinte años, por diferentes instituciones especializadas en esos asuntos, coinciden en que el número de personas indocumentadas en Estados Unidos aumenta vertiginosamente.  Por ejemplo, un estudio indica que entre el 1990 y el 2000 la población dominicana en Estados Unidos creció en un 80%, y que este crecimiento no se refleja, por mucho, en las cifras del Censo.

 

El número de inmigrantes indocumentados de todos los países se estiman se concentran en ocho estados de la Unión.  Los cuatro estados con el mayor número de inmigrantes indocumentados son, California con 2.4 millones; Texas con 1.4 millones; la Florida con 850 mil; y Nueva York con 650 mil.

 

En la Florida,  el Censo del 2000 estimó que de una población de casi 16 millones de personas casi el 17% de éstos, 2.6 millones éramos latinoamericanos y sus descendientes.

 

Los más de nosotros éramos cubanos (833 mil); puertorriqueños (482 mil); mexicanos (364 mil); suramericanos (301 mil) y centroamericanos (202 mil).  Entonces el Censo indica que hay otras 428 mil personas que se consideran, o que el Buró del Censo considera, ser otros “hispanos o latinos”.  ¿Quiénes serán éstos?

 

Entre los 202 mil centroamericanos, los más eran nicaragüenses casi 80 mil, seguidos por los hondureños que eran un poco más de 41 mil.  Y entre los suramericanos los más eran los colombianos, 139 mil, seguidos por los peruanos que eran cerca de 44 mil.

 

¿Son creíbles esas cifras?

 

En el condado de Miami-Dade, el área metropolitana más grande del estado, con una población total de 2 253 362 personas, de acuerdo al Censo del 2000, en aquel año de acuerdo con ese estudio, 1 291 737, el 57.3% de la población general, éramos latinoamericanos o nuestros descendientes nacidos en Estados Unidos.  961 625 mil, el 42.7% de la población, eran todos los demás.  De éstos un poco más del 20% eran afroamericanos, alrededor de 200 mil.  Entonces solamente 761 mil, aquí en Miami-Dade, no eran ni latinos, ni afroamericanos.

 

De entre casi 1 millón 300  mil, que dice el Censo éramos latinoamericanos en el año 2000 en Miami-Dade, un poco más de la mitad, el 50.4% éramos cubanos.  Puertorriqueños alrededor de 80 mil.  Mexicanos cerca de 38 mil.  154 mil eran suramericanos y 127 mil centroamericanos.  Otra vez el Censo indica que más de 203 mil personas se clasificaron, o fueron clasificados, como ser “otros hispanos o latinos”.  Quizás entre estos cuenten a los más de 90 mil haitianos que viven en nuestro condado.

 

De entre los suramericanos, 70 mil eran colombianos, seguidos por 23 mil peruanos.  Y entre los centroamericanos, 69 mil eran nicaragüenses, seguidos por 27 mil hondureños.

 

Esas eran las cifras del Buró del Censo en el año 2000, hace seis años.

 

Sabemos que éramos muchos más de todos nosotros en el año 2000. Las cifras del Censo por mucho subestiman el número real.  Con una excepción, la de nosotros los cubanos.  Los cubanos tenemos –por razones que nada tienen que ver con lo que es justo— tratamiento preferencial en este país, no necesitamos ni mentir ni escondernos, ni del Censo ni de la Migra.

 

¿Se imaginan cuántos seremos realmente todos los latinoamericanos hoy aquí en el 2006 en Miami-Dade, en el resto del estado y en el resto del país?

 

Muchos, pero muchos más, ¿verdad?

 

Entonces, ¿cómo vamos a reconocernos a través de estas cifras? //