¿Quién hubiera creído posible?

17 de abril de 2008

 

 

 

Miami.-  ¿Quiénes de todos nosotros que estábamos vivos aquel 17 de abril, hace hoy 47 años, pudiéramos habernos imaginado todas las vicisitudes, sacrificios, decepciones, entereza, idealismo y patriotismo –el heroísmo- a través de medio siglo que han hecho posible el indiscutible triunfo de la Revolución de los cubanos?

 

¿Quiénes de todos nosotros, vivos hace 47 años, quienes fuimos testigos días después de la fulminante derrota de la invasión norteamericana de Cuba por Playa Girón, comenzada precisamente aquel 17 de abril, utilizando a cubanos incapaces de comprender las justas ansias de justicia social e independencia de ese glorioso pueblo, pudiéramos haber imaginado entonces que aquella invasión apenas sería la primera gran batalla de una satánica guerra que ya lleva en pie más de medio siglo de duración mantenida por la más grande Potencia militar de la historia en contra de ese glorioso pueblo que apenas hoy cuenta con un poco más de once millones de personas?

 

¿Quiénes de todos nosotros, vivos hace 47 años, pudiéramos habernos imaginado entonces que hoy los dirigentes de esa odiosa contrarrevolución, derrotada mil veces en todos los terrenos por el pueblo revolucionario, y que existe sólo de manera virtual –como fantoches-- debido al apoyo incondicional de esa Gran Potencia en su sádico empeño por destruir la voluntad soberana de ese glorioso pueblo, esté utilizando hoy, este abril 47 años después, sin vergüenza alguna, el mismo gastado lenguaje de siempre, enteramente pútrido por falaz y entreguista?

 

¿Quiénes de nosotros aquél 17 de abril de 1961 nos pudimos haber imaginado que esa Gran Potencia iba a utilizar contra ese glorioso pueblo, a través de medio siglo: la constante amenaza de la guerra, inclusive el uso de sus armas nucleares, como ocurriría en octubre de 1962; la política genocida de Bloqueo que aún mantiene hoy como objetivo para lograr que ese glorioso pueblo rinda su independencia y sus libertades a través del hambre, las enfermedades y la escasez de fundamentales necesidades; el terrorismo directo o a través de otros --sus verdugos de la extrema derecha cubano americana en Miami-- que causaría tantos miles de muertos y deshabilitados; y utilizando la constante amenaza a la seguridad de todo un pueblo que en tiempos recientes todos también en este país dolorosamente hemos llegado a comprender, en carne propia, lo que se significa?

 

¿Por qué desde siempre, aún antes de aquel 17 de abril, hace hoy 47 años, esa Gran Potencia ha concebido contra ese glorioso pueblo esas y tantas otras políticas fundamentadas en el odio y nunca en la posibilidad real de poder llegar a un acuerdo mutuo basado en el respeto irrestricto a los derechos soberanos de cada uno de estos dos pueblos a decidir de manera justa su presente y su futuro?

 

Mucho, mucho más de lo que millones de cubanos soñaron un día poder lograr en su país, entonces, hace 47 años hoy, 17 abril, se ha logrado. Aunque, lo que aun no se ha logrado es todo lo que a través de este medio siglo se ha aprendido que puede ser logrado en una sociedad como la cubana intrínsicamente comprometida con la justicia social, la equidad y la solidaridad humana.   

 

¡Pero cuanto se ha logrado!

 

En Cuba hoy, contra viento y marea, estudian más de 740 mil estudiantes universitarios, sí, 740 mil.  ¿No parece posible, verdad?  Además, un poco más de 3 millones de estudiantes de todos los niveles y de todas las edades están matriculados este curso escolar gratuitamente. Sí, gratuitamente. Y Cuba cuenta con más maestros por habitante que ningún otro país del mundo. ¿Tampoco parece posible, verdad?

 

Como también a muchos no parece posible que Cuba cuente con más de 70 mil médicos graduados, que lo hace el país con más médicos por habitantes en el mundo.  Miles de ellos que atienden, no solamente la salud del pueblo cubano, pero también la salud de 70 millones de personas en muchos países alrededor del mundo quienes no cuentan con asistencia médica en sus propios países.

 

Ah, sí, también hay problemas en Cuba. Algunos de ellos graves. Pero todos podrán ser resueltos, especialmente los más espinosos, porque hay una determinación abrumadoramente mayoritaria, y una dirigencia política, que se empeña en resolverlos.

 

¿Quién hubiera creído posible la magna obra de medio siglo de los cubanos en revolución aquel 17 de abril de 1961?

 

Sólo los que siempre han soñado, comprometidos con hacer el bien a los suyos y a sus prójimos, confiados en la justeza de sus ideales.//