La verdad es nuestra

Entrevista a Fernando González Llort

Deisy Francis Mexidor

 

Se han cumplido cinco años del mensaje de ustedes al pueblo norteamericano, ¿qué criterio te merece esto? ¿Ha cambiado en algo lo que en ese texto expresaron?

Es cierto que se han cumplido cinco años del mensaje que hicimos al pueblo norteamericano, en el cual le decíamos que somos cinco hombres inocentes que por amor a su Patria y también por amor a la humanidad emprendimos la misión de enfrentar al enemigo en la primera línea, al infiltrar grupos terroristas que con todo el amparo y la impunidad de las administraciones de Estados Unidos fraguan sus planes de muerte contra nuestro país en el sur de la Florida.

Lo más triste es que lo que dijimos al pueblo norteamericano hace cinco años mantiene plena vigencia, primero: aún los estadounidenses desconocen el porqué de nuestra lucha, es más desconocen quiénes somos, porque para tejer un manto de silencio sobre nuestro caso se ha encargado muy bien la gran prensa que responde a los intereses gubernamentales, y en segundo lugar, porque se demuestra que lo expresado en ese momento no era historia pasada acerca del terrorismo contra Cuba, es historia presente.

Estamos asistiendo en los últimos días a hechos que corroboran todo lo anterior, muchos se asombrarán, pero nosotros que estuvimos ahí dentro, que conocimos de sus planes y de esa aspiración enfermiza por derrotar a la Revolución, sabemos de cuánto son capaces.

En California han arrestado a Robert Ferro, declaró que era de Alpha 66 y lo cogieron con el alijo de armas más grandes en manos de un particular hasta hoy visto, afirmó que era para acciones contra Cuba, al parecer decir eso exime a los terroristas ante la justicia.

Pero también a finales del pasado año a Santiago Álvarez, el mismo que ayudó a Luis Posada Carriles a entrar a Estados Unidos a través de México, lo apresaron con un cargamento de armas; otro socio suyo, Osvaldo Mitat ha sido detenido por la misma causa y ambos están pendientes a que se les realice un juicio.

Ahora mismo están publicitando que en Miami hay focos de terrorismo, quizás para distraer la atención en otras cuestiones, pero no mencionan a los terroristas de origen cubano de la Fundación, de Alpha 66, Comandos F-4, de Hermanos al Rescate y tantas otras organizaciones y cuando los nombran reciben, sencillamente, el apelativo de "militantes anticastristas".

En mi alegato, cuando fui injustamente sentenciado a 19 años de cárcel en diciembre del 2001, dije que no hay terrorismo bueno ni terrorismo malo, el terrorismo es uno solo y hay que combatirlo, pero sucede que tratándose de Cuba es diferente, por eso es que individuos como Orlando Bosch, Rodolfo Frómeta, José A. Llama gozan de total impunidad.

A propósito, Llama, conocido en el mundillo de la mafia de Miami como Toñín, acaba de armar un escándalo porque fue estafado por la Fundación Nacional Cubano-Americana, que dicho sea de paso, las denuncias la afianzan como una organización terrorista, pero además demuestra que en Miami hay gente dedicada a planificar acciones criminales contra nuestro país y todo eso refuerza el estado de necesidad de nuestro pueblo de defenderse de tan macabros proyectos.

Somos testigos de cómo a Luis Posada Carriles intentan conseguirle el mismo perdón que en los años noventa dio George Bush padre a Orlando Bosch, aun cuando las autoridades habían catalogado a ese individuo como extremadamente peligroso, lo mismo que Posada. El caso de Posada es bochornoso. Lo reitero. Y todo sucede ante los ojos de las autoridades de este país.

La mayor parte de los cubano-americanos que hoy se mantienen activos en su accionar terrorista contra Cuba, son bien conocidos por los organismos de Seguridad de Estados Unidos, porque a ellos pertenecieron y de ellos aprendieron el manejo de los medios técnicos y los métodos de trabajo, así expresé en mi alegato y lo sostengo.

Todo lo que estamos viendo en Miami hoy, Cuba lo ha denunciado hace mucho rato.

Pero además, solo con el escándalo que se ha desatado con Toñín han quedado respondidas las preguntas que los Cinco hicimos en nuestro mensaje al pueblo norteamericano.

¿Por qué es necesario que patriotas cubanos cumplan el honroso deber de proteger a su país, lejos de su familia y seres más queridos, teniendo incluso que postergar el disfrute de la convivencia diaria con su pueblo?

¿Por qué autoridades de Estados Unidos con su tolerancia permiten que se atente contra nuestro país; no investigan ni adoptan medidas contra los planes terroristas que Cuba ha denunciado, no evitan los numerosos planes de atentado contra nuestros dirigentes?

¿Por qué los autores confesos de estos y otros actos terroristas se pasean libremente por el sur de la Florida, como se evidenció en el desarrollo del juicio?

¿Quiénes fueron sus entrenadores y quiénes permiten sus planes?

¿Quiénes son los que verdaderamente perjudican la seguridad de Estados Unidos?

El mayor servicio que se le puede prestar al pueblo norteamericano es liberarlo de la influencia de los extremistas y terroristas que tanto daño le hacen a Estados Unidos al conspirar contra sus propias leyes.

¿Qué mensaje especial envía en nombre de los Cinco a quienes lean este trabajo?

Un hombre que actúa por principios sabe crecerse ante cualquier dificultad, estamos pasando por un periodo difícil, pero confiamos en que la justicia se hará más temprano que tarde. La verdad es nuestra y lo ratificamos: somos inocentes, somos hombres que por amor a la vida, a la especie humana y a su Patria fuimos capaces de detener planes de muerte.

Mis hermanos Gerardo, Antonio, René, Ramón y yo siempre estuvimos conscientes del peligro que representaba esta misión. El pueblo norteamericano debe conocer que también a ese noble pueblo, de una gran historia, lo protegimos.

Mis hermanos y yo somos hombres formados por una Revolución cuya luz ilumina y es esperanza para millones de seres de este planeta. Somos hijos de una Revolución de la que nos enorgullecemos, como nos enorgullecemos también de la fidelidad sin límites a mi Patria y a nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro, quien hace cinco años dijo su histórico: ¡Volverán! y los Cinco estamos seguros de que volveremos.

Tomado del diario Granma